Suspenden autopsias a cadáveres COVID o sospechosos

SESEQ emite nuevos lineamientos para el manejo de cadáveres. 

La Secretaría de Salud del Estado (SESEQ) ordenó la suspensión de necropsias a todos aquellos cadáveres que tengan diagnóstico confirmado o sospechoso de COVID-19. 

Así se ordena en el acuerdo modificatorio para el manejo de cadáveres en atención a la enfermedad COVID-19, publicado en el periódico oficial del Estado, La Sombra de Arteaga.

En el documento que entró en vigor desde el jueves, se indica la reforma al Artículo Segundo; el inciso e) del Artículo Séptimo; el Artículo Octavo en su primer párrafo y en sus numerales 1 y 9; se adiciona el numeral 10 al Artículo Octavo, y se adiciona un Artículo Décimo Primero, todos del Acuerdo por el que se Establecen Lineamientos para el Manejo de Cadáveres en Atención a la Enfermedad COVID-19, publicado el 1 de abril de 2020.

“El personal de salud, de servicios funerarios, incineración, inhumación y la población en general, deberá evitar todo procedimiento invasivo en el cadáver, por lo tanto, no se realizarán necropsias, prácticas de tanatopraxia y tanatoestéticas en cadáveres con diagnóstico confirmado o sospechoso de COVID-19”, refiere el acuerdo. 

Asimismo, la SESEQ señala que únicamente se permitirán estas actividades cuando, por fines diagnósticos, se requiera realización de biopsias de tejido pulmonar, las cuales se efectuarán bajo los protocolos de autorización y bioseguridad necesarios.

Asimismo, se indica que, por cuanto ve a los servicios relativos a la incineración e inhumación de cadáveres que cuando el destino final sea mediante incineración, ésta se realizará en las condiciones habituales y las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo. 

De igual manera, cuando el destino final sea mediante inhumación, ésta se realizará dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes al fallecimiento, para lo cual el féretro deberá ser sellado y no podrá ser abierto. 

También sigue vigente la disposición de restringir la realización de velaciones o celebraciones funerarias que pongan en riesgo a las personas.